sábado, 4 de septiembre de 2010

Las Organizaciones Ciegas

Todos el tiempo tomamos decisiones automáticas en base a la realimentación de nuestros cinco sentidos (o eran seis ¿?): cuando manejamos, cuando respiramos, cuando comemos... Es un proceso bioquímico tan básico para la subsistencia, para poder sobrevivir en nuestro entorno, que por lo mismo lo damos por sentado y simplemente lo aceptamos, no nos preguntamos ni nos cuestionamos respecto de su real importancia y aporte, y finalmente lo ignoramos. Y por esa obviedad, no nos detenemos a pensar en como las organizaciones, que son sistemas bastante más complejos que el propio ser humano (de momento que se compone de muchos seres humanos), ejecutan este proceso vital para entender su entorno... Como opera la realimentación de las mismas ¿? O cuales son los sentidos que la organización tiene para poder sobrevivir en su entorno ¿?

Las organizaciones tienen una gran ventaja respecto del ser humano, de momento que pueden crear sus propios sentidos que le ayuden a modelar su entorno. Y una gran ayuda para modelar el entorno en la actualidad son los sistemas informáticos, que pueden captar una gran cantidad de datos desde su entorno, y que potencialmente pueden generar información y conocimiento muy valioso para la toma de decisiones. Pero, lo hacemos ¿? Estamos captando realmente aquellos datos que nos permiten comprender nuestro entorno ¿? Son los datos almacenados en los sistemas realmente explotados para la gestión de la organización ¿? Mi experiencia profesional me dice que poco o muy poco. Porqué ¿? Muy simple, porque quienes operamos estos sistemas estamos más preocupados de que funcionen que de la verdadera funcionalidad que entregan, y quienes deben darle dicha funcionalidad creen que es un problema de quienes los operan. El eterno problema del traslado de carga, del 'ese no es mi problema'. De momento que una organización vive y muere por nuestros actos, claramente es nuestro problema. Con mayor o menor responsabilidad, pero nuestro al fin y al cabo.

Si bien ya en pleno siglo XXI los sistemas de información se encuentran muy avanzados para proveer conocimiento barato a partir de toda la información que las empresas captan, no podemos olvidar que la informática como disciplina de la ingeniería es aún una muy joven, con alrededor de solo unos 20 años de franca expansión. Lo anterior es muy importante para entender que muchos de nuestros Gerentes, que estudiaron sin computadores ni Internet en la universidad, no están acostumbrados a manejar éstos conceptos en su gestión diaria, desplazando las potencialidades de los mismos a favor de otros métodos arcaicos de gestión. Como en las guerras, los generales estaban completamente entrenados en las estrategias de las guerras anteriores, nunca atentos a las nuevas armas y tácticas. Tampoco ayuda mucho la extrema especialización a la que somos sometidos los estudiantes de ingeniería de diversas especialidades, porque dejamos de percibir la importancia de éstas nuevas herramientas en la gestión moderna de la organización. Peor, los que tuvimos la suerte de estudiar éstas materias, nos enfrascamos tanto en hacer eficientes los mismos, a veces como resultado de un mero acto de demostrar lo que sabemos, que perdemos la noción de su utilidad final, y explicarlas para su aplicación nos cuesta un mundo.

La informática es entonces un tema que atraviesa toda la organización, y va mucho más allá de las áreas que le dan soporte al proceso. Es como el mal llamado 'recurso' humano, e incluso tanto o más importante que el core business. Y por ello los costos de dicho proceso no pueden ser mesquinos, es como no ir al oculista porque nos saldrá muy caro comprar los anteojos, porque a la vuelta de la esquina nos van a atropellar por no ver el vehículo que se venía encima. Y como la ignorancia no es razón suficiente, tampoco sirve escudarnos en el a veces soberbio desconocimiento de la tecnología, elevándola a niveles esotéricos como si con ello se pudiere justificar el no querer comprender su necesidad, tan vital como son los sentidos al cerebro.

1 comentario:

  1. Anónimo6/9/10 9:35

    Guena negro, después te hago más comments!!!

    ResponderEliminar